PORTEO: LOS BEBÉS NECESITAN SER CARGADOS

Por: Aura Nieto

Creo que lo primero antes de ahondar en otros temas es explicar ¿qué es el porteo? y ¿por qué es necesario? La palabra “portear” significa trasladar un objeto de un lugar a otro por un “porte” (precio) convenido1 , pero llevado al contexto de bebés yo tengo mi propia definición:“Porteo es el acto de cargar (o trasladar) a un bebé dejando libres los brazos y manos del portador”, lo cual nos lleva a las preguntas: ¿Manos libres?, ¿cómo cargas a un bebé sin usar tus brazos?, la respuesta es ¡usando un cargador para bebés!.

Así pues se entiende que cualquiera puede cargar a un bebé, pero para portear se requiere de un complemento que nos permita cargarlo y al mismo tiempo nos deje las manos libres. Esos complementos de los que hablo son los cargadores portabebés, pero a ellos les dedicaremos otro post exclusivo pues hay muchos tipos y cada uno tiene sus características especiales. Esto no tiene nada de nuevo, no lo inventé yo y no se inventó ayer, es un acto que se ha practicado desde la prehistoria, el porteo es de hecho un acto instintivo, el ser humano está diseñado para ser cargado.
Un tipo de cría que necesita ser cargada.

El bebé humano no es una cría de nido (como los pajaritos) que pueden esperar solos en un nido por horas mientras mamá se va para conseguir alimento, un ejemplo de ello es que esas crías desde que nacen son silenciosas, no lloran pues saben que su llanto puede atraer depredadores, nuestros bebés sí lloran y más si nos alejamos de ellos, no pueden estar separados por horas del contacto humano (si fuera así no existirían las guarderías). No somos como los caballos que nacen y de inmediato se ponen de pie pues deben seguir a la manada donde va su madre que los alimenta, tampoco somos como los marsupiales, no tenemos una bolsita integrada al cuerpo donde el bebé pueda habitar y alimentarse continuamente hasta terminar su desarrollo. El ser humano es un tipo de cría especial, nace sin saber caminar, sin saber hablar (su forma de comunicación es el llanto), algunas de sus funciones siguen dependiendo del contacto materno, por ejemplo la alimentación, la leche de su madre es fuente de alimento constante y no solo eso, muchas otras funciones siguen sincronizadas con el cuerpo de su madre después de nacer, el sueño, la temperatura, la respiración, etc., de modo que el bebé es totalmente dependiente de su madre, necesita estar cerca de ella para sentirse atendido, protegido, para ser trasladado y resguardado, por lo tanto el bebé humano es una cría que necesita ser cargada, necesita del contacto constante, el cuerpo de su madre es su hábitat. Ese es el principio del método mamá canguro2 usado en muchos hospitales para tratar casos de bebés prematuros o con bajo peso al nacer, suena ilógico buscar separar un bebé de su madre una vez que entendemos cómo estos dos seres están íntimamente ligados y dependen uno del otro, no sólo por los sentimientos, sino por fisiología, por evolución, por necesidad.

Por otra parte, se considera que no estamos totalmente desarrollados al nacer y que nuestro desarrollo concluye fuera del útero, por ejemplo el cerebro de un recién nacido es apenas un 25% del tamaño de un cerebro adulto, muchas habilidades y funciones se deben forjar después del nacimiento como caminar, hablar, afinar la visión, los sentidos, los reflejos, incluso aprender a masticar, etc., es hasta los 9 meses después en que el cerebroalcanza un 50% del tamaño del cerebro adulto, en esos primeros 9 meses el bebé completa fases importantes en su desarrollo, a toda esa etapa se le conoce como exterogestación3 (gestación fuera del útero), mientras esa etapa dura y todavía un tanto después el bebé necesitará ser cargado y necesitará del contacto constante pues muchas fases se desarrollan mientras son cargados, tan solo un par de ejemplos, al ir cargado el bebé tiene un mejor panorama de lo que le rodea pues está a la altura de nuestra visión y recibe mejor estímulo del exterior, contrario a cuando van en una carriola con visión limitada, además el movimiento del cuerpo de su madre le ayudará a ubicarse en el espacio y eso contribuye a la estabilidad y control de su propio cuerpo.

Curiosamente llegados los 9 meses se considera que es el término de la exterogestación y  coincide con la etapa en que muchos bebés empiezan a gatear, es cuando empiezan a “salir del nido” y a explorar el mundo por su propia cuenta. Hay muchas otras señas que nos indican que estamos diseñados para ser cargados: el ancho de las caderas de la madre, el reflejo prensor en manos y pies que tienen todos los recién nacidos para aferrarse al cuerpo de su madre, la posición de ranita que forma el bebé apenas lo levantan para acomodarse perfectamente en el cuerpo de su madre, etc, esto y todo lo anterior indican que los bebés no se embracilan como dice la gente, no es que los bebés se acostumbren a estar en brazos o que busquen contacto por manipulación, no, los bebés necesitan de los brazos y por ende es normal que los busque, es normal que quiera estar cerca de su madre o cuidador todo el tiempo y es normal que llore si no se le dan brazos, es instinto, ¿a poco no te dice tu interior que cargues a tu bebé todo el tiempo?, ¿no es reconfortante y delicioso tenerle cerca?, poder olerlo, verlo cerquita y sentir que tus brazos son fuerza y poder que le salvaguardan… Sigue tu instinto. Carga a tu bebé, es una etapa que durará muy poco y que seguramente extrañarás cuando sea grande.

POPALULA.WORDPRESS.COM

Escribir un comentario





Código de seguridad
Refescar